Jaime Rodríguez Calderón propuso

para evitar la corrupción de funcionarios públicos, “al que robe hay que mocharle la mano”.