El Congreso Nacional Indígena (CNI) responsabilizó a los tres niveles de gobierno del ataque del domingo por la tarde

en el que un grupo armado quitó equipo de trabajo –celulares y cámaras– a tres periodistas que iban en la caravana de María de Jesús Patricio, Marichuy, aspirante a una candidatura independiente a la Presidencia de la República, cuando se dirigían a Paracho, Michoacán. Posterior al acto, la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) emitió medidas cautelares de protección para los integrantes del CNI y periodistas que acompañan a la caravana de la aspirante independiente durante su gira por Michoacán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

six × one =